7 de febrer de 2013

Responsive Web Design, una muy buena solución

El cambio de paradigma en la industria de dispositivos que permiten el acceso a internet ha propiciado la aparición del Responsive Web Design (RWD) o diseño adaptable de las páginas web. El reto radica en ofrecer a los usuarios la mejor experiencia de uso independientemente del dispositivo que utilice para acceder a nuestra web: ordenador de escritorio, portátil, tabletas, smartphones, etc.

Estadísticas de acceso a internet según ispositivos

2009 2015
Usuarios de internet móvil 800.000 *1.900.000
Usuarios de escritorio 1.400.000 1.600.000
*(ComScore Survey, 2012)

En 2013: los dispositivos móviles superan a los ordenadores de sobremesa como plataforma dominante de Internet (TechCrunch Survey, 2012)

¿Qué es el Resposive Web Design (RWD)?


Es una técnica basada en media queries (CSS3), rejillas flexibles (fluid grids) e imágenes flexibles que permite adaptar la web a las características de visualización de múltiples dispositivos (Ethan Marcotte, mayo de 2010).
responsive-web-design

Puntos clave:

  • Adaptación a las necesidades del usuario: presentación del contenido en función de las necesidades de su contexto de uso.
  • Adaptación a las capacidades del dispositivo: adaptación del tamaño de las fuentes y las áreas de interacción para dar una mejor respuesta en un entorno de pantalla táctil.
  • Facilita la optimización para motores de búsqueda: consta de una URL única en los resultados, con lo cual se ahorran redirecciones y se evitan los fallos derivados.
  • Evita errores de acceso al sitio web desde los llamados "social links": desde enlaces que los usuarios comparten en medios sociales tales como Facebook, Twitter, etc. y que pueden acabar en error dependiendo de qué enlace se copió (desde qué dispositivo se copió) y desde qué dispositivo se accede.

Ventajas:

  • Reducción de costes y tiempo de desarrollo: más rápido y económico de implementar en relación a una web móvil adaptada (Adaptive Web Mobile –AWM-)
  • Impacto en el visitante: mejora la usabilidad y conversión frente a las webs de ancho fijo.
  • Impacto en la estrategia de marketing online: la experiencia positiva que genera en nuestra audiencia facilita la fidelización y asociar nuestra marca con la creatividad y la innovación.
  • Eficiencia en la actualización de contenidos: el sitio se actualiza desde una única plataforma y se muestra en todos los dispositivos.
  • Con el apoyo de Google y soportado por los principales navegadores del mercado: Safari, Opera Mini, Android, Symbian, BlackBerry…

Referencias para profundizar:

¿Crees que falta alguna?  Déjame tus comentarios.

14 de gener de 2013

Sobre arquitectura de la información (IA)

Aunque en el ámbito de las tecnologías digitales a algunos les podría parecer una obviedad, con frecuencia tengo la percepción, incluso en mi entorno más cercano, que se desconoce o confunde el cometido de los especialistas en arquitectura de la información, experiencia de usuario (UX), usabilidad, diseño de interacción (HCI) y diseño centrado en usuario (UCD).

En este post me propongo recopilar los conceptos clave la arquitectura de la información: “el qué, el cuándo y el por qué”, mis artículos preferidos y mis principales fuentes de referencia a las que acudo para resolver dudas, justificar decisiones y que a su vez me mantienen al día de la evolución de esta disciplina.

"El qué": el concepto de arquitectura de la información


La wikipedia describe la arquitectura de la información como:

“la disciplina y arte encargada del estudio, análisis, organización, disposición y estructuración de la información en espacios de información, y de la selección y presentación de los datos en los sistemas de información interactivos y no interactivos.[…] trata indistintamente del diseño de: sitios web, interfaces de dispositivos móviles o gadgets […] Su principal objetivo es facilitar al máximo los procesos de comprensión y asimilación de la información, así como las tareas que ejecutan los usuarios en un espacio de información definido…”

"El cuándo": Los orígenes


Aunque Richard Saul Wurman en 1962 utiliza por primera vez la expresión arquitecto de la información en su libro Information for the World Wide Web, la obra clave de referencia aparece en 1998 con la publicación de Information Architecture for the World Wide Web (3ª edición 2006) por Louis Rosenfeld y Peter Morville, considerados padres de la disciplina.

Rodrigo Ronda León en su artículo Arquitectura de Información: análisis histórico-conceptual publicado en No Sólo Usabilidad, apunta en sus conclusiones:

[…] “Existieron dos visiones que formaron la AI moderna. La primera que la vio como la encargada de plantear las estructuras organizativas de la información para los resultados visuales de nuestro entorno informativo. Y la segunda que la vio como un modelo de organización de las interacciones de sistemas de información empresariales para lograr una integración de procesos y productos de información. Ambas visiones se enfocan en el entorno computacional, y ambas se mezclaron en los años 90 adaptándose a las nuevas tecnologías (como la World Wide Web) y formando lo que tenemos hoy como AI.”

Uno de los primeros difusores de la disciplina en castellano fue Javier Velasco-Martin quien, en 2001, publica en mantruc.com una Introducción a la Arquitectura de la Información, en el que presenta los fundamentos básicos y el marco histórico de la Arquitectura de Información en base a material publicado en la Primera Cumbre AI (2000).

"El por qué": La evolución de la arquitectura de la información en entornos digitales


Peter Morville: para entender de forma rápida y muy visual sus aportaciones, os recomiendo el prezi Understanding Information Architecture (Jeff Callender)



Jesse James Garrett: en 2002 publica The Elements of User Experience en el que establece un vocabulario visual para describir la arquitectura de información y diseño de interacción.

Al respecto, Olga Carreras en su entrevista a Limit nord-est apunta:

“Como resumía J.J.Garret, el arquitecto de información es quien durante la fase de ‘estrategia’ identifica los objetivos, en la fase de “alcance” las necesidades de los usuarios, en la fase de ‘estructura’ especifica las funcionalidades y requerimientos de la web, en la fase de ‘esqueleto’ el diseño de los sistemas de navegación, organización, etiquetado y búsqueda y en la fase de ‘interfaz’ prototipa la página.

El reto


En la actualidad, la arquitectura de la información debe dar respuesta a la evolución de los dispositivos de acceso a internet y a los cambios se supone la ampiación del contextos de uso.

  • Disparidad de resoluciones de pantalla, desde smarttv a a smartphone
  • Sistemas de navegación y patrones de interacción diferenciados en función de la tecnología del hardware o el software
  • Necesidades de los usuarios en contexto más variados como mobilidad o fuera del tradicional entorno de escritorio

Para saber más:


    10 de febrer de 2012

    Prestaciones de las Web Apps

    Se prevé que la venta global de smartphones en 2012 superará a la venta combinada de portátiles, sobremesa y notebooks. Esto significa que el usuario de internet utilizará más el dispositivo móvil que un ordenador de sobremesa o un portátil.

    SmartPhones

    Ante esta prespectiva, las empresas vuelcan sus esfuerzos en tener presencia en estos dispositivos. En el planteamiento inicial surgen la primera duda, ¿versión web móvil o aplicación nativa? Esta determinación repercutirá en las prestaciones funcionales de la solución y en consecuencia en el retorno de la inversión.

    La decisión estará en función de los objetivos que se deseen alcanzar, el servicio que se desee prestar, el interés del mercado y las expectativas de los usuarios que se van a satifacer: porqué, para quién y para qué.

    Todo ello, acorde con la estrategia digital de la empresa, que contribuya al posicionamiento de marca y a maximizar sus resultados (captación de nuevos usuarios, fidelización de clientes, conversión, reputación...)

    La principal característica que aportan las aplicaciones web es su validez multiplatafoma. Aunque se requieran algunos ajustes, una web app funciona en términos generales en todos los dispositivos móviles. Y la tecnología utilizada (HTML5, JS o CSS) es más sencilla que la necesaria para desarrollar aplicaciones nativas.

    Las web apps funcionan con independencia de los canales de distribución de operadores y fabricantes, no se someten a ningún control, ni en la publicación inicial ni en las posteriores actualizaciones. Por tanto, no hay revisión de las versiones que se publiquen, y las actualizaciones llegan de manera automática a todos los usuarios y plataformas a la vez. De este modo, las actualizaciones son transparentes para el usuario, evitando las molestias de múltiples descargas.

    Las experiencia de uso positiva se incrementa mediante técnicas de «Responsive design» que permiten ofrecer funcionalidades e interacciones de alto valor para el usuario. Además, con html5 pueden implementarse la mayor parte de interacciones a las que nos tienen acostumbrados nuestros dispositivos «tap», «flick», «hold», «zoom»…

    Sin embargo, debemos prever que no es operativa sin conexión. Aunque en HTML5 ya hay mecanismos para el funcionamiento off-line, todavía está poco desarrollado y no se pueden garantizar buenos resultados. Y, en función de la conexión, puede existir un pequeño retraso entre la acción del usuario y la respuesta del sistema. Además, incorporará el marco del navegador que el usuario esté navegando.

    El contrapunto es la explotación limitada de las prestaciones integradas en los dispositivos, tales como el GPS, captura de imágenes, audio y vídeo, 3D, agenda de contactos, calendario, etc. Por lo tanto, este será el principal motivo de descarte si se precisa su explotación.

    De otro parte, al no estar sometida a un canal de distribución, no se obtienen ingresos por descarga. Esto no excluye los ingresos que puedan generarse de la distribución de contenidos (e-Commerce) con control total sobre la política de precios (sin comisiones a los stores que oscilan alrededor del 30%).

    Por último citar un par de ejemplos de web apps: Amazon, Youtube, ambas de uso frecuente y muy apreciadas por sus usuarios.